sábado, 17 de noviembre de 2007

Entender las funciones

Creo que ya ha está pasando el tiempo de entender la operación obsoleta del sistema sacerdotal. Creo que de alguna manera hemos entendido que Dios se está moviendo fuera de los ámbitos tradicionales.

Y empiezo a ver que debemos esforzarnos por empezar a profundizar bajo el esquema de la Iglesia en todo lugar la función de los cinco ministerios y junto con esto la operación de las diversas funciones de toda la Iglesia.

Hemos estudiado que Dios puede hacer mucho con pocos, lo ha demostrado a través de toda la Biblia y a través de toda la historia.

El hecho de que seamos sarcásticos con la moda apostólica no quiere decir que no existan las 5 funciones de propulsión que habla la Biblia en Efesios 4.

Ahora tenemos el reto de entenderlo y activarlo. Y la verdad insisto en que debemos buscar nombres más contemporáneos para esas funciones. Porque decir apóstol en esta época se oye como si los cristianos nos hubiéramos quedado atrapados en el tiempo de la edad media. Con un lenguaje totalmente obsoleto.

La segunda, creo que debemos definir la palabra “gobierno” porque no encajamos dentro de la filosofía de que las 5 funciones son para gobernar la Iglesia. Entendiendo gobernar como controlar la dirección y destino de un grupo de personas. O lo que es peor la administración de las vidas de las “ovejas”.

Muchos se han basado en proistemi que se encuentra en 1 Timoteo 5:14 para creer que las cinco funciones son para gobernar a la Iglesia, inclusive muchos ponen en sus organigramas “Gobierno de la iglesia”. Y ponen hasta arriba a la autoridad.

La palabra proistemi no es otra cosa que “dirigir” o “conducir”, en otras palabras ese versículo quiere decir: “Pues el que no sabe conducir su propia casa ¿Cómo cuidará de la Iglesia de Dios? Y sí la palabra actualmente se intenta manejar que dirigir y gobernar es lo mismo. Y es aquí donde debemos hacer la diferencia

Y la diferencia en nuestra mente porque el diccionario según la Real Academia Española en una de sus definiciones de gobernar es guiar y dirigir. Y hago hincapié que la diferencia la debemos hacer en nuestra mente. Porque los gobernantes de los países no sólo guían a un pueblo, sino que se toman otras libertades sobre los que “dirigen”.

Creo yo que el principio fundamental de gobernar es servir. Las cinco funciones de propulsión están diseñadas para servir. Actualmente en mi muy particular punto de vista, están para ser servidos.

En segundo lugar creo yo que las cinco funciones tienen la capacidad para sacar lo mejor de la gente e impulsarlos a sus destino. Son funciones que están destinadas a hacer crecer a las personas. Ojo nunca para hacerlos dependientes de ellos.

Estas funciones deben capacitar a las personas y hacerlas autosuficientes como cristianos y que logren llegar al destino por el cual fueron hechos.

Ahora bien, los que se basan en esta escritura debería también basarse en 1 Ti 5:14 donde dice: “Quiero pues que las viudas jóvenes se casen, críen hijos, gobiernen su casa…” aquí la palabra que se usa es oikodespoteo. Que quiere decir ser padre. En otras palabras que sean padre en su casa. Creo que esa sería una buena guía para llevar un grupo.

Uno de los objetivos de un padre es llevar a los hijos a la madurez y hacerlo autosuficientes. Eso es lo que debemos hacer con las personas, enseñarlas a ser autosuficientes para llevar su propia relación personal con Dios y trabajen en su destino.

Para cerrar me gustaría que meditáramos en esto. El primer significado de proistemi que vimos en 1 Timoteo 3:5 es “ponerse de pie”. Y esto me ha tenido en shock. Ponerse de pie significa mucho más que dirigir y guiar y gobernar. Significa “quién es el responsable de un lugar”, “Quien se pone de pie por un grupo”.

Y no responsable como el jefe o la autoridad máxima. No, no de esa forma. Sino como el responsable de presentar a Dios a cada persona como autosuficiente que no depende de un sacerdote para llevar su relación personal con Dios.

Ponerse de pie primero ante Dios. Ocuparse de la gente en oración. Persona por persona.

Cuando viene la adversidad ponerse de pie, para responder por el grupo.

Las cinco funciones son la plataforma para impulsar a los cristianos a que alcancen su máximo desarrollo aún por encima de las cinco funciones.

La forma antigua de ver los cinco ministerios es que están arriba de las personas, lo vemos en sus organigramas, la forma actual de operar las 5 funciones es que las personas están por encima de ellos.

Armando Carrasco Z.